Blog

8 mayo, 2020

Cómo afrontar la vuelta a las calles

¿Miedo a volver a salir a la calle después de semanas de confinamiento? Hoy os traemos las respuestas a la entrevista que la prestigiosa revista Harper’s Bazaar hizo a Irene Giménez, psicóloga del Institut Dra. Natalia Ribé, sobre cómo gestionar la vuelta a las calles.

1. ¿Cuáles son los sentimientos y sensaciones más habituales que nos vamos a encontrar al salir de nuevo a la calle?

En primer lugar, cabe mencionar el hecho de que las variables intrapersonales se harán visibles a la hora de intentar recuperar cierta normalidad. Es difícil aventurarse a predicar un patrón a la hora de salir de nuevo a la calle, por un lado, porque aún es pronto para evaluar las consecuencias a nivel psicológico del confinamiento en los distintos sectores de la población. Del otro, porque ahí se hará también visible la capacidad de ciertas personas para adaptarse a las adversidades que vayan aconteciendo, y por todos es sabido que no todos somos igual de resilientes.

Ahora bien, es evidente que aflorarán los miedos, la ansiedad, las preocupaciones… pero también el cariño y la alegría al ir viendo de lejos a las personas de nuestro entorno, de nuestro barrio, y ver que están bien. El cóctel emocional será muy potente.

2. El miedo está entre ellas. ¿Qué podemos hacer para no sentir miedo al intentar retomar nuestros paseos y recados?

El miedo es una emoción necesaria. El miedo nos protege y nos hace responsables a la hora de tomar medidas protectoras ante esta pandemia como es el distanciamiento social, el uso de mascarilla, el lavado frecuente de manos, etc. Pero es cierto que, cuando el miedo, al igual que cualquier otra emoción, se excede en frecuencia e intensidad, se torna irracional y por tanto muy limitante, dando lugar a la aparición de fobias. En el caso del confinamiento, una de las posibles fobias a las que habrá que prestar especial atención será, justamente, la conocida como agorafobia.

Nos sentimos seguros dentro de nuestro hogar. Nos han repetido constantemente que nos quedemos en casa si queremos protegernos y proteger a nuestros seres queridos. Ahora toca ir deshaciendo lentamente el nudo, lo cual no es fácil.

3. ¿De qué manera nos podemos preparar para ese primer paseo después de mes y medio sin apenas pisar la calle?

La agorafobia, como cualquier otra fobia, responde a los tratamientos cognitivo conductuales, en los que se parte de la base de que la conducta es aprendida. Esto genera algo muy beneficioso, en tanto que si es aprendida, puede también desaprenderse. Para ello hay distintas técnicas como la desensibilización sistemática o la exposición en vivo que, a groso modo (aunque con alguna sutil diferencia entre ellas), nos enfrentarían al estímulo que nos genera ese miedo o aversión: en el caso que nos ocupa, salir de nuevo a la calle.

Y aquí resulta primordial que el enfrentamiento sea gradual. Podemos ponernos pequeñas metas a la hora de salir a la calle, e ir aumentado el tiempo, como la distancia o tipo de actividad (siempre de manera acorde a la normativa oficial de desconfinamiento y aplicando rigurosamente las medidas de protección).

4. ¿Qué nos puede ayudar a relajarnos justo antes de salir a la calle?

El miedo, y por tanto las fobias, que no son más que un miedo irracional y desmesurado hacia un estímulo concreto o abstracto, van siempre acompañadas de un aumento en el nivel de ansiedad.  La ansiedad nos prepara para la huída (también ocurre así en el reino animal), por lo nuestro nivel de alerta es constante. En situaciones de estrés – y esta situación que nos está tocando vivir con el Covid-19 no es menos – nuestra amígdala, una pequeña estructura dentro de nuestro sistema límbico o emocional, se activa, disparándose nuestras emociones básicas como el miedo o la rabia y disminuyendo nuestro autocontrol. Además, segregamos más cortisol, con su consecuente aumento de la frecuencia cardíaca, insomnio, o debilitación del sistema inmune entre otros.

A tal efecto, cualquier técnica de relajación nos facilitará reducir la sintomatología ansiosa, siendo las técnicas estrella la respiración diafragmática, con la que conseguimos una respiración menos superficial y evitamos hiperventilar, por lo que nuestro corazón tiene que trabajar menos y nuestra frecuencia cardíaca disminuye. Y la relajación muscular de Jacobson  con la que conseguimos, mediante la contracción/relajación de diversos grupos musculares, una desactivación fisiológica.

5. ¿Es aconsejable compartir este miedo con los que nos rodean?

A la hora de rebajar el malestar producido por la ansiedad que genera el miedo, tan importantes como las técnicas fisiológicas mencionadas (respiración y relajación), lo son las conductuales y cognitivas. La reestructuración cognitiva nos permite sustituir el pensamiento irracional que nos genera ese miedo desmesurado, por otro pensamiento más racional y por tanto adaptativo. Y aquí, puede facilitarnos esa reestructuración el compartir nuestros miedos y preocupaciones con nuestro entorno, que puede ayudarnos a ver las cosas desde otro punto de vista o a relativizar nuestros pensamientos.

Hemos de tener en cuenta que  el confinamiento nos ha aislado físicamente, por ello es de vital importancia compartir a través de los medios que estén a nuestro alcance, nuestro malestar o nuestras preocupaciones. En el momento en que verbalizamos una preocupación, ya nos estamos dando la oportunidad de procesarla mejor y de solicitar ayuda si lo creemos necesario.

6. ¿Es recomendable salir de manera gradual, poco tiempo el primer día e ir aumentando paulatinamente hasta llegar a la hora de paseo?

Sí, como he dicho, la exposición al estímulo fóbico es preferible llevarla a cabo gradualmente. Hay técnicas de exposición inmersiva, pero no serían las más adecuadas en este caso, ya que podrían desembocar en un ataque de pánico. Hacerlo progresivamente, e ir combinando con técnicas de control que disminuyan la ansiedad, facilitará sin duda la adaptación.

7.  ¿Hay algún grupo de personas que pueden presentar una tendencia más acusada a la hora de sufrir esta fobia a salir de casa?

Por supuesto que las variables intrapersonales pueden predisponer a ello, como sería el caso de perfiles más ansiosos y con menor capacidad de adaptación frente a las adversidades, menos resilientes. Pero también puede darse en personas sin antecedentes en este aspecto, o que hayan podido sufrir los estragos de la enfermedad por Covid-19 en algún ser querido. También probablemente los grupos de mayor riesgo por razones obvias (personas mayores, inmunodeprimidas, etc.).

En cualquier caso, insisto, es algo que iremos viendo; las consecuencias de esta pandemia a nivel económico, físico y psicológico, las iremos conociendo con el paso de los meses.

8. ¿Cuáles son las principales recomendaciones que nos van a ayudar a enfrentarnos a este paseo sin miedos?

Básicamente yo destacaría el hecho de respetar las normas y las medidas de protección establecidas. Debemos ser muy estrictos en ese aspecto, porque evidentemente la amenaza es real, pero podremos ir adaptándonos a cierta nueva normalidad si hacemos las cosas correctamente. I me gustaría insistir en lo siguiente: 

  • Es preferible que el enfrentamiento tenga lugar de manera gradual (no forzarnos ni forzar a otros miembros de la familia como pueden ser los más pequeños, darnos y darles tiempo para asimilar la nueva situación).
  • Ir trabajando paralelamente la sintomatología ansiosa con técnicas que ayuden a relajarnos.
  • Poder compartir nuestras preocupaciones con nuestro entorno, ya que eso ayudará a rebajar nuestro malestar.
  • Y por supuesto, de ser preciso, buscar ayuda profesional.

Esperamos que os haya sido de utilidad el post de hoy. Para cualquier consulta estamos a vuestra disposición, puedes ponerte en contacto con nosotras a través del email: info@institutnataliaribe.com o llamando al: 932 724 228.

Salud, Actualidad, Prensa
About Dra. Natalia Ribé

La Doctora Natalia Ribé es andróloga, máster en Medicina Cosmética y del Envejecimiento por la UAB. Fundadora y directora médica del Institut Dra. Natalia Ribé. Galardonada con la Medalla de Oro del Foro Europa 2001. Participa activa y altruistamente en el programa Aldeas Infantiles SOS.

Comparte tu opinión con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 23 = 24

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies