• 0
    Carrito

Blog

14 julio, 2017

Según la AECC, se diagnostican más de 2 millones de cánceres de piel al año

Hoy, la doctora Natalia Ribe nos da las claves para proteger debidamente nuestra piel de la exposición solar, y prevenir así, tanto su envejecimiento prematuro, como las temidas consecuencias de una exposición solar indebida.

 

La piel es nuestro órgano más extenso y su función principal es la de mantener un intercambio entre el medio externo y nuestro cuerpo. Ésta se renueva constantemente y de forma equilibrada, pero nosotros debemos ser los encargados de asegurar su buen estado.

El Sol tiene una gran importancia para nuestra salud ya que contribuye a sintetizar la vitamina D3, fundamental para el correcto funcionamiento y estado de los huesos; equilibra el sistema nervioso y combate el cansancio y el estrés, pero es importante tener en cuenta que durante el verano, aumenta el tiempo que se pasa al aire libre y, por tanto, la exposición al Sol en todas las edades. Para hablar de exposición solar en términos saludables, deberíamos limitar la misma a 15 minutos diarios, y siempre evitando las horas del mediodía (entre las 12 y las 17h).

Según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), ocho de cada diez pacientes que acuden a las clínicas de medicina estética padecen importantes alteraciones de la piel en las zonas del escote y del pecho por la sobreexposición solar. Es por ello que siempre hago hincapié en la importancia de utilizar protección solar facial en estas zonas porque son las más propensas a las quemaduras solares y a lesiones pre malignas. Además, el cuello y el escote son las partes del cuerpo que se envejecen antes.

Los rayos UVA y los UVB pueden ser especialmente nocivos; a corto plazo pueden provocar quemaduras solares y desencadenar reacciones de fotosensibilización. Las quemaduras solares severas acompañadas de ampollas, sobre todo durante la infancia y la adolescencia, son determinantes tanto en la aparición del melanoma maligno en la edad adulta como en el envejecimiento prematuro de la piel.

Por todo ello, es fundamental tener claro cómo actúan los rayos UVA y UVB, saber identificar nuestro fototipo de piel, cómo funcionan los protectores solares, y cómo hacer un correcto uso de los mismos.

 

Existen dos tipos de filtros solares:

  1. Los filtros físicos, que actúan reflejando o desviando la radiación solar, y hacen de pantalla solar dejándonos un tono blanquecino tras su aplicación.
  2. Los filtros químicos, que son como unas microesponjas que penetran en la dermis y que una vez les llega el rayo de luz (sol), lo absorben para que no sea dañino.

Los protectores solares que combinan ambos filtros se denominan “de amplio espectro”.

 

 

El Factor de Protección Solar (SPF):

Es una medida que indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural. Es decir, si usamos SPF 15, estamos protegiéndonos 15 veces más de lo que aguantaría nuestra piel sin protección. Con la piel seca será totalmente efectivo.

Dado que el rostro es la zona más expuesta, aconsejo aplicarlo con más frecuencia en dicha zona.

Si además completamos nuestro régimen de cuidado y preparación de la piel antes, durante y tras la exposición al sol con los siguientes tratamientos de belleza y médico estéticos nos podremos asegurar sin duda una buena salud epidérmica:

 

Tratamientos para exponerse debidamente al sol del Institut Doctora Natalia Ribé:

  • Exfoliación: Ya que estimula la circulación linfática, que elimina toxinas, y la sanguínea, que oxigena el tejido. Además, se promueve la regeneración de células nuevas, lo cual fortalece nuestra piel y le aporta elasticidad y luminosidad.
  • Los tratamientos oxigenantes en cabina, que limpian en profundidad nuestra piel, eliminando impurezas y devolviéndole la luminosidad necesaria. Así se bronceará adecuadamente con la llegada del buen tiempo.
  • También resultan muy adecuados para preparar nuestra piel de cara al verano las revitalizaciones faciales a base de ácido hialurónico y vitaminas, ya que provocan que nuestra piel esté más jugosa, hidratada y preparada.
  • Por último, y no por ello menos importante, recomiendo el tratamiento PRX-T33, una bioestimulación sin agujas que regenera y rejuvenece nuestra piel, unificándola, rellenando las pequeñas líneas de expresión y eliminando manchas y cicatrices. Al contrario de otros tratamientos más agresivos, como los peelings o el láser, este tratamiento se puede realizar en cualquier época del año, por lo que resulta ideal para ir regenerando nuestra piel durante los meses de más exposición al Sol.

 

Si deseas obtener más información, puedes ponerte en contacto con el Institut a través de nuestro teléfono: 93 272 42 28 o e-mail: info@institutnataliaribe.com

¿Sabías qué?, Belleza y Bienestar
About Dra. Natalia Ribé

La Doctora Natalia Ribé es andróloga, máster en Medicina Cosmética y del Envejecimiento por la UAB. Fundadora y directora médica del Institut Dra. Natalia Ribé. Galardonada con la Medalla de Oro del Foro Europa 2001. Participa activa y altruistamente en el programa Aldeas Infantiles SOS.

Comparte tu opinión con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 41 = 45

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR