• 0
    Carrito

Blog

5 octubre, 2018

Cómo cuidar tu piel en casa

Prevenir el envejecimiento es posible gracias a las técnicas y protocolos adaptados a cada tipología y edad -como son los distintos tratamientos médico estéticos, quirúrgicos y de cabina- como también resulta de vital importancia aplicar medidas higiénicas y dietéticas a diario.

Hoy nos centraremos en las medidas higiénicas imprescindibles, y otro día hablaremos de la importancia de las medidas dietéticas, las grandes olvidadas, para prevenir el envejecimiento de la piel.

Medidas higiénicas para prevenir el envejecimiento de la piel en casa

Mantener una buena rutina de cuidado de la piel en casa nos va a permitir prolongar y mantener los resultados de los tratamientos realizados.

Las rutinas diarias deben realizarse por la mañana y por la noche, reservando para la primera hora del día las cremas hidratantes con protección solar, y para la noche las cremas regeneradoras y más ricas en principios activos.

Es de noche cuando nuestra piel se repara, se desintoxica y se renueva, activando sus funciones y llevando a cabo la síntesis de colágeno. Además, mientras dormimos, se activa también la microcirculación de los vasos sanguíneos por lo que se eliminan toxinas. De ahí la importancia de dormir bien y un mínimo de 8 horas para combatir el envejecimiento.

En cuanto a la limpieza de la piel, ésta deberá llevarse a cabo tanto por la mañana como por la noche.

1. Mantener la piel limpia: seguir medidas de higiene por la mañana y por la noche, adaptadas a nuestra tipología de piel:

  • Limpieza: la limpieza profunda debe ser siempre el primer paso del cuidado de la piel, especialmente durante la noche. Podemos utilizar Aguas micelares –que contienen un conjunto de moléculas capaces de atraer la suciedad-, tónicos suaves, jabones específicos, etc. En el caso de las pieles grasas, los geles y jabones específicos resultan de gran utilidad.
  • Exfoliación: la exfoliación ocupará un lugar de relevancia a la hora de llevar a cabo la higiene diaria, con el fin de eliminar las células muertas y regenerar en la medida de lo posible la piel. Es importante que la exfoliación se adecúe a la tipología de piel para evitar reacciones no deseadas, ya que no procederemos igual en pieles grasas que en secas o sensibles.

2. Hidratar y regenerar la piel: este es el siguiente paso a tener en cuenta siempre tras una buena rutina de higiene, y especialmente en pieles deshidratadas y apagadas. Debemos tener muy presente, que la fase de hidratación y regeneración también deberá adaptarse a cada tipología de piel, para asegurarnos de que le aportamos exactamente los principios activos necesarios.

3. Reafirmar la piel: este es el penúltimo paso a tener en cuenta tras una buena rutina de higiene, y especialmente en pieles maduras, en que las estructuras de sostén se invierten y aparecen signos evidentes de flacidez facial. Las cremas reafirmantes combaten la flacidez, tonifican, alisan y fortalecen las fibras de la piel y ayudan a regenerar los tejidos o células que han perdido su fuerza natural.

4. Proteger la piel del sol: exponerse al sol de forma moderada tiene beneficios para la salud, mejora el estado de ánimo y aporta vitamina D entre otras cosas. No obstante, utilizar protección solar es un hábito que debemos incluir en nuestra rutina de cuidados tanto en verano como en invierno para evitar los efectos nocivos del sol. Resulta imprescindible conocer nuestro fototipo de piel y utilizar fotoprotectores altos (SPF 50+). En cuanto a la aplicación, se recomienda aplicarlos 30 minutos antes a la exposición solar, y cada 2 horas aproximadamente.

Por último, debemos tener presente que, para llevar a cabo una buena rutina de cuidado de la piel, nuestros grandes aliados son los cosmecéuticos, preparados de uso tópico que contienen principios activos capaces de influir en las funciones biológicas de la piel, básicamente aportando nutrientes para lograr un efecto antienvejecimiento.

Además, actualmente disponemos de cosmecéuticos formulados con activos puros a muy alta concentración que permiten obtener unos resultados rápidos y eficaces como es el caso de la Línea Luxury Therapy a base de células madre, péptidos inteligentes y proteoglicanos vegetales, con la que conseguiremos una piel radiante además de mantener a largo plazo los resultados de los tratamientos que llevemos a cabo en los centros médico estéticos.

Mantener unas buenas medidas higiénicas es de vital importancia para prevenir el envejecimiento de la piel. Recordaros siempre que una buena rutina de cremas en casa debe formar siempre parte de un estilo de vida saludable, y la elección del producto debe estar siempre supervisada por profesionales experimentados.

Belleza y Bienestar
About Dra. Natalia Ribé

La Doctora Natalia Ribé es andróloga, máster en Medicina Cosmética y del Envejecimiento por la UAB. Fundadora y directora médica del Institut Dra. Natalia Ribé. Galardonada con la Medalla de Oro del Foro Europa 2001. Participa activa y altruistamente en el programa Aldeas Infantiles SOS.

Comparte tu opinión con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies